lunes, 29 de abril de 2013

Para qué sirve el magnesio

El magnesio funciona junto al calcio para cuidar la salud del sistema óseo, los dientes y el sistema nervioso. La mayoría del magnesio se concentra en los huesos. El resto en los músculos y los tejidos blandos del organismo. Como suplemento se emplea para las convulsiones, taquicardias y para prevenir partos prematuros. Su carencia puede favorecer los problemas de corazón.

Frutos secos
Los frutos secos son ricos en magnesio

El calcio, el fósforo y el potasio precisan del magnesio para funcionar en el organismo adecuadamente. Lo mismo ocurre con las vitaminas C, E y las del grupo B.


Propiedades del magnesio


  • Regula los niveles de azúcar en sangre.
  • Es imprescindible para proporcionar energía al organismo.
  • Es necesario para que el sistema nervioso esté en buenas condiciones.
  • La buena salud de huesos y dientes depende del magnesio y del calcio fundamentalmente.
  • Sube el sistema inmunológico.
  • Colabora con las enzimas favoreciendo los procesos digestivos.
  • Es fundamental para que los músculos puedan relajarse correctamente, algo que es muy importante para el corazón.
  • Es un laxante suave.
  • Equilibra el sistema hormonal.
  • Disminuye las crisis convulsivas.


Se pueden beneficiar de tomar magnesio


  • Quienes viven situaciones de tensión o estrés.
  • Los enfermos de fibromialgia o fatiga crónica.
  • Las personas con problemas de insomnio.
  • Quienes tienen frecuentes calambres musculares o contracturas.
  • Aquellos que sufren el síndrome del intestino permeable.
  • Quienes padecen osteoporosis o artrosis.
  • Las personas que sufren estreñimiento.
  • Quienes tienen una dependencia del alcohol.
  • Aquellos que utilizan usualmente diuréticos.
  • Quienes han recibido durante largo tiempo alimentación parenteral.
  • Aquellos que sufren ansiedad, fobias o depresión.
  • Las mujeres que padecen molestias premenstruales.
  • Los fumadores.
  • Los diabéticos.


Alimentos ricos en magnesio


  • Cacao.
  • Arroz integral.
  • Verduras de hojas verdes.
  • Germen de trigo.
  • Levadura de cerveza.
  • Frutos secos.
  • Legumbres.
  • Semillas de sésamo.


Presentaciones del magnesio



Cloruro de magnesio: es agrio al paladar. Se puede tomar en polvo, mezclado con cualquier líquido, o bien en comprimidos. Si se desea prescindir de su suave efecto laxante, lo ideal es optar por la presentación en comprimidos y tomarlo durante las comidas.

En 1914, el Dr. Pierre Delpet ya utilizó el cloruro de magnesio para curar heridas en soldados de la Primera Guerra Mundial, al descubrir que al aplicarles este compuesto cicatrizaban antes.

Citrato de magnesio: el citrato de magnesio es efectivo como laxante o para tratar el colon antes de ciertas exploraciones. También se utiliza para prevenir problemas renales. Es uno de los formatos de magnesio que mejor se absorbe.


Verduras
Las verduras de hojas verdes poseen abundancia de magnesio

Carbonato de magnesio: tiene la ventaja de no tener sabor, por lo que se puede añadir a cualquier alimento y para muchas personas a las que les desagrada el gusto amargo del cloruro, este formato es ideal. También posee el típico efecto laxante.

Lactato de magnesio: el lactato de magnesio tiene la singularidad de no poseer el efecto laxante de los otros formatos. Es insípido como el carbonato, y al ser en polvo se puede agregar a yogures o sopas perfectamente.

Bisglicinato de magnesio: Es un complejo mineral aminoquelado y junto con el citrato, es la forma de magnesio que mejor se absorbe por el organismo.


Beatriz Moragues - Derechos Reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario