martes, 13 de mayo de 2014

El café, mejor sin leche

La planta del café puede llegar a medir hasta seis metros de altura. Su tallo es fino, y sus hojas son perennes y brillantes. Las flores son blancas, y se dejan ver entre los meses de febrero y mayo. Las bayas del café surgen entre septiembre y diciembre, y son de un suave color rojo. Cada baya guarda en su interior dos semillas. De la planta se utilizan principalmente sus semillas, pero también sus hojas.

Las dos variedades fundamentales son: Coffea arabica y Coffea canephora robusta. La arabica suele ser la más valorada, por su delicioso sabor y aroma, y porque tiene menos cantidad de cafeína.


Historia del café


Esta planta es originaria de Etiopía. Existe una leyenda que asegura que la primera persona que utilizó el café, fue un pastor que había observado reiteradamente como sus cabras al comer las hojas de esta planta estaban más activas, por lo que decidió  probarlas también él, comprobando de inmediato su efecto estimulante.

El café llega de Abisinia hacia Arabia alrededor del siglo XV, y se va extendiendo por todo el mundo  árabe.  A Europa llega a través del imperio otomano, pero no es hasta el siglo XVII cuando esta planta cobra verdadera importancia en este continente.


Granos de café

Juan Sebastian Bach compone La Cantata del café en 1732, con la intención de poner en evidencia el excesivo consumo que había de esta bebida en Europa Central.

Pero esa desmesurada afición al café ya venía de atrás. En Turquía, el sultán Amurates III tuvo que prohibir que se sirviera café en lugares públicos, ya que las mezquitas estaban vacías mientras los salones de café estaban a rebosar. Estamos en 1580.

En el siglo XVI también los cristianos tenían dudas de si era correcto beber café, ya que provenía del mundo árabe y pensaban que podía ser pecado, un regalo de las fuerzas del mal. Pero el Papa Clemente VIII, que era un gran bebedor de café, apareció en público un día tomándolo e inmediatamente disipo todas las dudas de los creyentes.


Información nutricional del café


El café posee multitud de nutrientes, pero hay que saber que si se le añade leche, la mayoría de ellos desaparecen.


  • Alcaloides, como la cafeína.
  • Taninos, ácido cafeico y quinonas.
  • Cafeona, que es lo que le da el aroma al café.
  • Vitaminas: B3 y E.
  • Minerales: magnesio, cromo, potasio, calcio y manganeso.


Beneficios del café



  • Es un estimulante, por su contenido en cafeína. Una taza de café contiene alrededor de 0´1 g de cafeína, el triple que una taza de té.
  • Disminuye la sensación de sueño.
  • Mejora el proceso digestivo (en algunas personas).
  • Reduce los dolores de cabeza (en algunas personas).
  • Disminuye los síntomas de la embriaguez.
  • Es levemente diurético.
  • Mejora la concentración.
  • Reduce el riesgo de cálculos renales y biliares.


Efectos negativos del café



  • Aumento de la tensión arterial.
  • Malestar gastrointestinal (en algunas personas).
  • Irritabilidad y nerviosismo.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Dolores de cabeza (en algunas personas).
  • Taquicardias.
  • Temblores musculares.
  • Dependencia.


Contraindicaciones del café


Las personas que sufran gastritis, epilepsia, insomnio o problemas cardiovasculares, no es conveniente que tomen café.


Beatriz Moragues - Derechos Reservados


Para saber más:



2 comentarios:

  1. Muy interesante la entrada así como el blog. Yo antes tomaba mucho café, ahora intento alternarlo con té durante el día. Un saludo

    https://www.verdeprado20.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. A mí me pasaba igual, con la diferencia de que ahora sólo tomo té. También tiene cafeína, pero menos. Saludos!!

      Eliminar